JUJUY, TERRITORIO DE VIOLENCIA PATRIARCAL

Tras el circo protagonizado por Gerardo Morales, al impedir el acceso a la interrupción del embarazo a una niña de 12 años, violada , circo que incluyó visita paga en la mesa de la Legrand, lxs jujeñxs no hemos hecho mas que comprobar, una vez mas, que en Jujuy no existe estado de derecho.

Acostumbrado una y otra vez a violar todas las instituciones y libertades democráticas Morales montó en Jujuy un estado autoritario, inaugurado con el aumento del número de miembros integrantes del Superior Tribunal de la provincia, donde nombró a sus amigxs radicales (que acababan de votar la ley de ampliación de cinco a nueve miembros), la persecución y la represión a militantes y dirigentes populares, licitaciones millonarias en la obra pública sin publicar detalles ni rendir cuentas, se da también el lujo de incursionar en la ley de adopción, al afirmar que una familia importante adoptaría a la niña producto de la cesárea impuesta a la niña violada.

No existen límites para el dictador, que no sólo somete a la tortura de parir a una niña de 12 años que manifestó expresamente su deseo de abortar, (parir una recién nacida que sólo vivió cuatro días), sino que va mas allá, ignorando una vez mas la ley, que establece como requisito para ser adoptante la inscripción en el Registro de Aspirantes a Guarda con Fines Adoptivos y la evaluación realizada por un equipo técnico que determina la idoneidad jurídica, médica, psicológica y socio-ambiental de lxs postulantes para poder ingresarlos a la “Nómina de Aspirantes”, con su correspondiente legajo. Actitud esta muy propia de dictadores, en tiempos no muy lejanos y muy oscuros de nuestro país, cuando el acto de practicar cesárea a una mujer, sacarle el bebe, y entregarlo a familias amigas era una práctica que encerraba en si misma todo el aparto y el plan genocida del Estado. Práctica que, no está de mas decirlo, ninguna otra dictadura Latinoamericana implementó de manera sistemática y cuyos antecedentes se pueden encontrar en el nazismo y el franquismo.

No es un detalle menor que el centro de la política de odio de Gerardo Morales sea una mujer:

Milagro se convirtió en el foco del odio y la amenaza permanente al establishment jujeño, por ser quien desafía, desde su cuerpo de india y mujer al poder real, lo nombra y lo enfrenta desde la construcción colectiva.

En efecto, un feminismo que ignore la condena a Milagro en su condición de mujer, es un feminismo incompleto. Morales encarna el odio de las clases dominantes a la mujer india insumisa, que no solo enfrenta al poder real, sino que enfrenta los roles y estereotipos de lo femenino y masculino impuestos por el patriarcado, mostrando un liderazgo de varón que las clases dominantes no estuvieron ni están dispuestas a aceptar.

El mismísimo poder patriarcal que niega a una niña que fue violada su derecho a abortar, negándole el derecho a decidir sobre su propio cuerpo. El mismo que, habiéndola obligado a parir contra su voluntad, se cree con derechos de disponer sobre el bebé, para entregarlo a una familia “importante”.

Y es que la niña de 12 años, que recurrió a un hospital público reclamando su derecho a interrumpir ese embrazo producto de una violación, es, ademas de mujer, pobre.

Como lo son pobres las 120 mil familias beneficiarias del PLASONUP, (mercadería de baja calidad que entrega el gobierno y que no llega a cubrir ni 15 días, las necesidades básicas de una familia). 120 mil familias, a razón de cuatro integrantes por cada una, serían unos 480 mil jujeñxs en la pobreza (68 %), o sea, mas de la mitad de la población, donde las mujeres y lxs niñxs son los mas afectadxs.

Las “familias importantes” de Jujuy viven a costa de la pobreza de lxs nadies, de los ningunxs, de lxs ninguneados y mantienen su poder basados fundamentalmente en el odio. El odio a la mujer sin miedo. El odio a la mujer cuyo único delito consiste en haber desafiado con su cuerpo indígena y femenino el poder patriarcal en un territorio que ha suspendido, hace tres años, el estado de derecho.

                                                                                                              Carolina Heritier

screenshot_20190124-103005_2

Foto: Diputada Nacional Radical Gabriela Burgos, en la puerta de la maternidad, impidiendo la aplicación de la I.L.E.

Nota publicada en: https://informativocordobes.wordpress.com/2019/01/24/jujuy-territorio-de-violencia-patriarcal/

Anuncios

Publicado por

mingacomunicandoparatransformar

“decidí que de todos mis oficios terrestres, el violento oficio de escritor era el que más me convenía. Pero no veo en eso una determinación mística. En realidad, he sido traído y llevado por los tiempos; podría haber sido cualquier cosa, aun ahora hay momentos en que me siento disponible para cualquier aventura, para empezar de nuevo, como tantas veces". Rodolfo Walsh, 1964

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s